Hechos que definieron al Empresario del Año

Bogotá_
Desde hace 14 años, LR entrega el galardón al Empresario del Año, que para esta edición tiene en competencia a ‘pesos pesados’ de los sectores de la construcción, restauración e hidrocarburos.

En el primer segmento está Cementos Argos con su presidente Juan Esteban Calle junto con la holding a la que pertenece la cementera, pues Jorge Mario Velásquez, presidente del Grupo Argos, es uno de los nominados. Otra de las empresas que fabrica materiales usados en la industria de la construcción, Tecnoglass, tiene a su COO, Christian Daes, compitiendo por el galardón. Por el lado de hidrocarburos está presente Sylvia Escovar, presidenta de Terpel, y la lista la completa Germán Ramírez, director de Alsea para Colombia.

Pero ¿cuáles fueron las razones por las que estos ejecutivos son los opcionados a llevarse el premio? En el caso de Grupo Argos, tuvo que ver con la firma de un acuerdo de compraventa para la adquisición de 30% de las acciones de Opain, negocio que perfeccionó el viernes pasado. La empresa que adquirió el Grupo es una sociedad concesionaria que gestiona las operaciones de las terminales de pasajeros y carga del Aeropuerto Internacional Eldorado.

El valor del negocio ascendió a $480.000 millones, que se deben pagar en dos etapas. Vale resaltar que Grupo Argos consolidará en sus estados financieros los resultados de Opain.

Para Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, “el Empresario del Año debe tener una parte de ética y moral que afortunadamente los cinco opcionados la cumplen sin lugar a duda (…) la sostenibilidad debe ser también un factor que tenga en mente un buen empresario”.

En este orden de ideas, Grupo Argos, a través de su fundación ha tenido participación en planes ecológicos que incluyen restauración de bosques como la Carrera Verde, la cual se llevará a cabo el próximo 19 de febrero en Bogotá y el 26 de marzo en Medellín. Otra de las causas ambientales reconocidas de la holding ha sido su vinculación para la preservación de animales en vía de extinción como el oso andino u oso de anteojos.

Del lado de Cemargos, su nominación estuvo ligada principalmente a la compra de la planta Martinsburg, en West Virginia (Estados Unidos), y ocho terminales de cemento por US$660 millones a HeidelbergCement. Con esta operación, Cemargos aumentará en 29% su capacidad de producción de cemento en EE.UU., y llegará a las 9,9 millones de toneladas.

Pero las noticias positivas no se quedaron allí. En los últimos dos años, la compañía aumentó el uso de materiales alternativos en 7,5% en la producción de cemento y hasta en 2,6% en la de concreto. Adicionalmente, alcanzó una sustitución de 6,1% del consumo de combustibles convencionales por alternativos.

La empresa también firmó un acuerdo con la Alcaldía de Bogotá para disponer adecuadamente unas 2,5 millones de llantas en la capital y usarlas como combustible alternativo en los hornos cementeros.

Sobre el galardón entregado por LR y que obtuvo el año pasado Carlos Mario Giraldo, presidente del Grupo Éxito, Javier Díaz, presidente de Analdex, sostuvo que “este es un evento muy importante porque estos reconocimientos sirven para poner alguna de estas figuras como ejemplo a la comunidad empresarial, testimonio de lo que debe ser un empresario integral”.

Pero estas dos compañías no fueron las únicas que hicieron adquisiciones importantes durante el año pasado. La firma barranquillera Tecnoglass compró la planta de E.S. Windows LLC (ESW) en Estados Unidos. El negocio tuvo un valor de US$13 millones.

Sin embargo, los planes de la empresa no se quedaron ahí. En una entrevista en diciembre, Christian Daes, COO de Tecnoglass, aseguró que están interesados en comprar una compañía afiliada en Panamá para continuar integrando verticalmente los servicios que ofrecen. El monto aún no se ha definido, aunque sería una cuarta parte (US$3,2 millones) de lo que se gastó en la compañía estadounidense.

La empresa también generó noticias en el plano de la sostenibilidad, pues realizó el programa de ‘Becas Universitarias’ dirigido a trabajadores o hijos de trabajadores; promovió la creación de microempresas y trabajaron en la ampliación del polideportivo, donde construyeron una segunda cancha de fútbol.

Otra operación importante del año pasado ocurrió a mediados de noviembre, cuando la empresa chilena Copec suscribió un acuerdo con Mobil Petroleum Overseas y ExxonMobil, con el fin de trabajar en la elaboración y distribución de lubricantes Mobil en Colombia, Ecuador y Perú. El monto del negocio ascendió a US$747 millones.

Esa operación destacó a Terpel, filial de Copec, dentro de los negocios más grandes del año. Pero las noticias también estuvieron en el ámbito de la sostenibilidad. Según su último informe del tema, la Fundación Terpel en Bogotá benefició a más de 550 estudiantes con sus programas Mi Futuro Ahora y Diseña el Cambio. Además, la empresa amplió la cobertura de su Fundación a más de 120 municipios y llegó a más de 250.000 beneficiarios, 32% más que en 2014. Acciones como estas hicieron que Sylvia Escovar, presidenta de Terpel, ingresara en la lista de nominados al Empresario del Año.

Y en el caso de Alsea, la compra de Archie’s por $51.275 millones hizo que completara un portafolio de cinco marcas en el mercado local. Su expansión también incluyó llegar a Medellín con tres tiendas Starbucks; y de acuerdo con el director para Colombia de la firma, Germán Ramírez, la empresa abrirá 40 locales de la marca en los próximos tres años.

En términos de sostenibilidad, Alsea donó 100% de la utilidad del 16 de octubre, para prevenir la desnutrición crónica a través de la iniciativa “Día Va por mi Cuenta”, en la que participaron las cinco marcas de restaurantes que opera en Colombia, es decir, más de 120 almacenes.

Alsea, tras el reposicionamiento de Archie’s

En febrero del año pasado, la mexicana Alsea compró a la cadena Archie’s por un monto de $51.275 millones, después del escándalo de Interbolsa. En Inside LR en agosto, Germán Ramírez, director de Alsea para Colombia, sostuvo que iban a integrar a la cadena al modelo de la multinacional antes de llevarla a otros países. “Una vez tengamos la marca integrada podríamos empezar a pensar en exportarla. Evidentemente hay la oportunidad porque la marca ya es de Alsea y tenemos la potestad para poder llevarla a otros países”, manifestó el nominado al Empresario del Año.

Las opiniones

Javier Díaz

Presidente de Analdex

“El Empresario del Año debe ser una persona con una alta sensibilidad social, que esté al tanto de lo que ocurre en el mundo empresarial y en la sociedad en general”.

Jaime Humberto López

Presidente de Asobolsa

“El Empresario del Año debe tener una parte de ética y moral que, afortunadamente, los cinco opcionados la cumplen sin lugar a duda”.

Fuente: La Republica