Archivos mensuales: octubre 2017

Inauguran planta de energía solar en el Instituto Humboldt

Con un total de 15 paneles solares, el colegio se convierte en el primero del Distrito en utilizar este tipo de energía renovable.

Con el fin de que los estudiantes puedan experimentar todo lo relacionado con paneles solares, este viernes se inauguró en el Instituto Alexander Von Humboldt la primera planta solar fotovoltaica de colegios del Distrito.

Planta de energía solar en el Instituto Humboldt

En total son 15 paneles solares que fueron entregados por la Universidad del Norte, la empresa Tecnoglass y Energía Solar S.A., el Club Rotario Barranquilla Centro, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) y SIER Group.

Christian Daes, presidente ejecutivo de Tecnoglass, sostuvo que con los paneles solares se pretende que los estudiantes de las instituciones se interesen más por aprender sobre este tipo de tecnologías que ahorran energía y contribuyen con el medio ambiente.

“Estamos felices de inaugurar 15 paneles solares que están generando 4.5 kilovatios de energía. Queremos que la gente se copie, se envidien y comiencen a instalar lo mismo, más energías limpias para cuidar el medio ambiente”, dijo Daes.

Agregó que “en Barranquilla somos pioneros en muchas cosas. Por aquí entraron los semáforos, fuimos el primer puerto marítimo, fuimos pioneros en la aviación y otras más. Ahora queríamos que Barranquilla fuera pionera en paneles solares y creo que ya lo somos. Tenemos más instalados que en otro sitio”.

Por su parte Mauricio Pardo, director del departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad del Norte, explicó que el proyecto lo que busca es llevar el conocimiento técnico sobre la energía solar fotovoltaica a la comunidad y poder mejorar las condiciones de las comunidades, partiendo de una necesidad que tiene la región Caribe.

“La idea es que los estudiantes, los que van a ser los próximos ingenieros, puedan tener un laboratorio donde experimenten y conozcan qué componentes tiene, cómo funciona y cómo se puede diseñar una planta de energía solar fotovoltaica, para que más delante sean los que colaboren con el problema energético que tienen nuestras ciudades y la región Caribe”, sostuvo Pardo.

Adelita Vargas, vicepresidenta del Club Rotario Barranquilla Centro, entidad que fundó hace 48 años el Instituto Alexander Von Humboldt, manifestó que la comunidad estudiantil se siente complacida de contar con esta planta solar que contribuirá a potencializar los conocimientos de los jóvenes de la institución.

“Los muchachos de 10 y 11 grado están felices con esta planta solar porque esto les va a servir mucho para su laboratorio de física y electrónica. Un gran porcentaje de los alumnos del colegio estudian ingenierías y esto permitirá que desarrollen más su potencial”, aseveró

Asimismo, aseguró que los paneles además de ayudar a disminuir el consumo de energía, lograrán también reducir los gastos del colegio que son “bastantes”.

Con este proyecto se logran beneficiar 600 personas aproximadamente, entre estudiantes y profesores del Instituto, así como también alumnos de otros colegios aledaños.

Una arquitecta, la ganadora de ‘Ventana al mundo’

La arquitecta barranquillera egresada de Uniautónoma diseñó una plazoleta en concreto y losetas de cemento y un monumento en aluminio y vidrio, que será levantado en la rotonda de la Circunvalar con Vía 40.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Diana Escorcia Borelly, egresada del programa de Arquitectura de la Universidad Autónoma del Caribe, ganó este viernes el concurso ‘Ventana al mundo’, convocado por la empresa Tecnoglass, con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arquitectos y la Alcaldía de Barranquilla.

Este resultado se dio tras realizar una encuesta abierta, publicada en las redes sociales del Grupo Tecnoglass, donde votaron un total de 2,941 personas. En total se recibieron 84 propuestas.

Los cinco miembros del jurado escogieron un diseño que recibió mención especial por su trabajo, diseño y complejidad, cinco menciones de honor y dos obras finalistas.

La preferida por el público fue el monumento propuesto por Diana Escorcia. “Esta obra estuvo entre las dos finalistas porque representa el espíritu del concurso, que es mostrar que Barranquilla es la ventana de Colombia al mundo y porque el proyecto incorpora nuestra identidad al usar los colores y lenguaje adecuado”, declaró.

Christian Daes Abuchaibe, presidente de Tecnoglass, agradeció a todos los participantes por el esfuerzo y dedicación que aportaron. “Para nosotros todos son ganadores”, sostuvo

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Diseño Ganador

Su propuesta plástica y estética es modernista y va de acuerdo al camino que está tomando la ciudad hacia el progreso industrial y cultural,” explica Stephan Chahin, arquitecto del Grupo Tecnoglass y miembro del jurado calificador.

“La explicación conceptual del artista tiene unas bases que reafirman lo que la obra transmite y aquello es evidente en la propuesta presentada” concluye.

La otra propuesta finalista fue remitida por Carlos Hernando Reyes y Andrés Felipe Cardona Reyes desde Bogotá. La obra de los capitalinos también fue preseleccionada por el jurado, al ser una excelente representación de Barranquilla, específicamente del colorido y el movimiento del carnaval. Inspirada en las cintas de la danza del torito, que al moverse se entorchan una a otras, de donde sale la formación de las dos espirales entrelazadas que se pueden apreciar en la propuesta.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Así se verá el monumento en la rotonda cercana al complejo industrial de Tecnoglass.

La ganadora

Diana Escorcia cuenta con una especialización en Visualización Arquitectónica de la Universidad de Buenos Aires del mismo año. A través de GA ESTUDIO, empresa constituida en 1997, se dedica al diseño y visualización de proyectos arquitectónicos.

La arquitecta se inspiró tras ver una entrevista realizada a Christian Daes, COO del Grupo Tecnoglass, donde explicaba su punto de vista acerca del proyecto: “me sentí conectada con sus criterios, con su visión acerca de la transformación de Barranquilla y de exponerla como una ventana al mundo. Desde ese momento me imagine una ventana en un punto alto, sostenida por algo que representara la transformación actual de la ciudad”.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Valiéndose de dos grandes elementos: una plazoleta principalmente en concreto y losetas de cemento y un monumento en aluminio y vidrio, dio vida a este maravilloso diseño que decorará orgulloso la rotonda de la circunvalar.

“La plazoleta simboliza nuestro territorio y sus principales componentes; rio, mar, ciudad, bocas de ceniza. El monumento simboliza la cultura y la industria de barranquilla, fusionándose, enmarcando la ventana al mundo”, explica la arquitecta.

Acerca del Proceso Creativo

Sobre el proceso de construcción de la propuesta indicó que el primer paso fue sentarse con su equipo de trabajo y hacer una lluvia de ideas sobre cuáles eran los ejes de la transformación de Barranquilla. Hablaron del Carnaval, historia, cultura, industria, tecnología y arte, pero identificaron que necesitaban resumir con dos grandes elementos, que finalmente fueron cultura e industria, y que durante el proceso tuvieron formas diferentes.

“La ventana se concibió en principio como un elemento de transición peatonal, pero fue necesario subirla lo más alto posible para que fuera icónica. Adicionalmente necesitábamos transmitirle algo más al observador; una ventana sostenida por dos grandes columnas podría resultar muy abstracto,” comenta Escorcia. Fue entonces cuando decidieron introducir la galería en sus bases, y así surgió la idea de la línea de tiempo con la historia gráfica de Barranquilla, para que el observador entendiera un poco la transformación de la ciudad.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Otra imagen de lo que será la plazoleta en la Circunvalar con Vía 40.

Cuando el monumento tomó forma, al tener los tres elementos en su lugar, empezaron a analizar estructuralmente la obra, pues el criterio de que fuese un volumen creciendo de abajo hacia arriba lo hacía lucir demasiado inestable. Fue así como de la mano con su esposo, Luis Zuluaga, ingeniero civil, se analizó la estructura interna y se adecuaron los volúmenes a las posibilidades de sostenerlos. Paralelamente a la porción estructural se revisaron los manuales de Tecnoglass para escoger las especificaciones de vidrio y aluminio adecuadas para la propuesta.

“Luego solucionamos la rotonda, pues no queríamos dejar por fuera los factores geográficos de Barranquilla, que han sido cómplices de su transformación, y después de proponer varios trazados y componentes, logramos esquematizar muy básicamente al río, el mar, la urbe y bocas de ceniza,” afirma Escorcia. Por último se estudiaron los colores, haciendo un sin fin de combinaciones, pero solo la última, la que incluía rojo, amarillo y la ventana verde, fue la que les dio el contraste ideal con el entorno, tanto de altura de observador como a vuelo de pájaro.

Al hablar de la viabilidad del proyecto, Diana asegura que: “como arquitecta tengo la inevitable tendencia a ser soñadora y salirme a menudo de las posibilidades reales. Sin embargo, tengo la suerte de haberme casado con un ingeniero civil, que ha sido siempre mi asesor y mi pista de aterrizaje y gracias a su asesoría, siempre logramos diseños viables”.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Christian Daes, presidente de Tecnoglass.

La Ventana de Barranquilla al Mundo

Para Christian Daes, presidente de Tecnoglass, este diseño ganador será un monumento que convocará e identificará a los barranquilleros y con ese sueño fue que se inspiró Diana. “Creo que su acogida puede llegar a ser mucho mayor de lo esperado. Esta obra está diseñada para atraer. Se estudiaron las posibles sensaciones del observador, desde el momento en que la ves de lejos, la necesidad de darle la vuelta (por no ser simétrica), para poderla captar tridimensionalmente y el deseo de estar adentro y mirar hacia arriba, tocar esos materiales. Estoy segura que si se construye, todos van a querer “Estar alli”, explica emocionada la arquitecta.

Barranquilla es una ciudad con un desarrollo cultural privilegiado; con un motor propio. “Más que el desarrollo cultural, creo que la obra hace un aporte con su intención de inspirar la fusión entre los sectores, nos está mostrando que juntos podemos ser más: que nuestro desarrollo debe ser cultural, industrial y tecnológico, inspirados siempre en la nuestra historia para poder seguirla escribiendo con orgullo”, explica la ganadora del concurso.

“Creo que es un acierto este tipo de iniciativas, pues canalizan muchos talentos que a veces están ocultos o sin oportunidad, y se abren puertas en ambas direcciones pues resultan beneficiados los que convocan y los que participan. Creo que esta iniciativa es una muestra del dinamismo de la ciudad y que tenemos líderes con una visión clara de cuál es el camino para seguir avanzando por la ruta correcta, sostuvo la ganadora del concurso.

Fuente: ElHeraldo